La naturaleza cada día nos ofrece una inagotable fuente de alimentos donde las frutas destacan considerablemente, son deliciosas, se pueden consumir de diferentes formas y son la cuna de diversos nutrientes muy beneficiosos para la salud. Ahora bien, entre la amplia variedad de frutas, resaltan las manzanas.

Las manzanas son realmente populares, se comen alrededor de todo el mundo y hasta forman parte de cuentos, historias, leyendas y refranes. Asimismo, su fama no es en vano, pues es una de las frutas más saludables y con más poderes a favor del bienestar del organismo.

Las manzanas y su poder

  • Contra las enfermedades: Esta fruta previene diversas patologías, a lo largo de los últimos años se han llevado a cabo diversos estudios científicos e investigaciones que han concluido en la comprobación de sus alcances. Por ejemplo, es excelente para las enfermedades de tipo cardiovascular, disminuye las posibilidades de desarrollar cáncer de colon y de pulmón, contiene antioxidantes que previenen el colesterol, favorece las vías respiratorias y previene el asma.
  • Es rica en vitaminas C y K: Estas son muy importantes para el organismo, intervienen en el proceso de coagulación de la sangre y en la calcificación de los tejidos blandos.
  • Posee gran cantidad de fibra: Esto favorece en gran medida el tránsito intestinal y evita diferentes molestias en el sistema digestivo.

¿La piel de la manzana se puede comer?

Desde hace tiempo, han existido diversas interrogantes y dudas en cuanto a la piel de la manzana, si es conveniente comerla o por el contrario resulta dañina. Esta incógnita se sostiene debido a los insecticidas, conservantes y demás productos químicos que los agricultores emplean directamente sobre las frutas para protegerlas.

La verdad, es que a pesar de esta realidad, la piel de la manzana contiene nutrientes muy importantes para el cuerpo, incluso allí se hayan más antioxidantes que en la propia carne en el interior de la fruta.

En consecuencia, si conviene comer la piel, solo hay que ser cuidadosos y un gran consejo es optar por las manzanas producto de la agricultura ecológica, la cual no emplea productos químicos, aunque de cualquier forma se debe lavar muy bien la fruta con agua.

Para finalizar, las manzanas son de las mejores frutas, tanto niños como jóvenes y adultos pueden consumirlas para aprovechar sus beneficios. Además, es posible encontrarlas en algunas variantes con sabores diferentes y se pueden adquirir durante todo el año.